Reportaje en el diario El Español.

«Uno entra en el hospital de la mano del miedo. Por más ventanas que haya, siempre será un lugar gris y lúgubre. Los hospitales nos recuerdan que somos débiles y que aunque muy rodeado, acompañado y querido, frente a la enfermedad uno está a solas… o casi.

A la soledad de las dos horas y media junto a una máquina de quimioterapia, Virginia Castelló quiso acercar guitarras, melodías, voces y palmas. El propósito era que los pacientes estuvieran conectados a la máquina, pero desconectados por la música. Vestir con colores al gris hospital.»

mev el español

Foto Dani Pozo/El Español

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This